Shim Sham time!

Shim Sham time!

Shim Sham time!

Si bailas cualquier baile asociado a la música swing seguro que sabes perfectamente de qué hablamos cuando hablamos del Shim Sham. Si aún no bailas, pero frecuentas ambientes de baile social de swing, seguro que has visto bailar el Shim Sham más de una vez. Y si la respuesta es no a todas las anteriores, te contamos que el Shim Sham es una coreografía de baile individual (Jazz Steps o Solo Jazz) que se ha convertido en un estándar bailado en casi todos los eventos de bailes de swing del mundo hoy en día.

Pero profundicemos un poco en la historia de este baile, que es muy curiosa.

¿De dónde proviene el Shim Sham? La coreografía tal y como la conocemos hoy fue adaptada para el gran público de los bailarines de Lindy Hop por el gran Frankie Manning, a mediados de los años 80, en los albores del revival del swing que nos ha traído toda esta cultura, esta música y estos bailes hasta la actualidad.

Pero Frankie se inspiró en bailes con orígenes muy anteriores a los años 80. Resulta que allá por finales de los años 20 y principios de los 30 del siglo XX, se popularizó una tradición que ocurría al final de muchas actuaciones “oficiales” de las bandas en los locales de moda de Harlem (estamos hablando por supuesto de bandas de jazz, y concretamente de swing). Esta tradición consistía en que los artistas que habían actuado (cantantes, músicos y bailarines), subían todos juntos al escenario para un número final improvisado, que se dio en llamar “Shim Sham Shimmy”. En él, los bailarines de claqué sacaban todo su repertorio de variaciones rítmicas, mientras los demás bailarines y músicos mantenían el ritmo del tema basándose en recursos de tipo “arrastre” (shuffle). El “Shim Sham Shimmy” junto con algunas coreografías y bailes de la época, como el “Goofus” de la compañia Whitman Sisters, es lo que dio origen al baile que se conocería como Shim Sham en adelante.

En el Savoy se bailaba ya el Shim Sham. Según cuentan, se hacía como una rutina de baile en línea (parecido a lo que ocurre hoy en día) en rincones del mítico ballroom.

Del Savoy, y concretamente de dos de sus máximos exponentes como son Al Minns y Leon James, nos llega una de las versiones más conocidas y veneradas del Shim Sham: el Shim Sham de Al y Leon.

La exquisita compenetración de estos dos genios del baile, manteniendo cada uno un marcadísimo e inconfundible sello personal, nos hipnotiza en todas sus actuaciones que el tiempo ha permitido rescatar. Y esta es sin duda un ejemplo más de ello.

Otra versión clásica del Shim Sham es la de Dean Collins, bailarín también forjado en el Savoy Ballroom, y responsable de haber llevado el Lindy Hop hasta la costa Oeste norteamericana.

Y sin duda la más famosa, la más bailada, y una de las muchas partes de la herencia de Frankie Manning a nuestros dias, es su versión del Shim Sham:

En este vídeo, tremendamente popular, podemos ver a Frankie con su hijo, Chazz Young, en una versión del Shim Sham que también se ha convertido en un estándar en sí misma.

El Shim Sham se disfruta hoy en día en cada evento donde suena y se baila música swing. Y para muestra, este botón del Shim Sham en el Café Dublin en nuestros Swing&Beers:

Gracias a Frankie Manning y a todos los artistas y estudiosos que nos han acercado el Shim Sham y toda la cultura del swing hasta nuestros días.

Esperamos que os haya gustado este artículo y os haya despertado el gusanillo por saber más sobre los orígenes de todo esto que nos tiene tan locos 🙂


Y si os apetece aprender el Shim Sham, perfeccionarlo, o aprender variaciones como algunas de las que hemos visto en los vídeos de arriba, no os perdáis el taller de Shim Sham que haremos el día 4 de Febrero en Las Armas. Podéis apuntaros aquí.

¡Lo vamos a pasar genial! It’s Shim Sham time!